Papa Francisco: I have a dream

Captura de pantalla 2013-09-23 a la(s) 22.53.47

 

 

 

 

 

 

Francisco
Papa de La Iglesia Católica, Apostólica y Romana
Jefe de Estado de Ciudad del Vaticano

Estimado Francisco:

Te escribo en español, nuestro idioma, para que nos entendamos mejor. Sin embargo, debo usar una frase que aunque no es española, sé que la entenderás bien tú y los 2.2 billones de católicos en todo el mundo: I have a dream.

¿Y sabes cuál es mi sueño? Que por una vez el líder más seguido del mundo deje las indirectas y llame al pan, pan y al vino, vino.

Este fin de semana recibí numerosas invitaciones a unirme a la cadena de oración  por ti convocada por la paz mundial. Ante la amenaza de un bombardeo en Siria, 2.2 millones de personas, casi la tercera parte de la población mundial, son conminadas a contribuir a la paz con oración… ¡Nada más!

No te quiero pedir que vayas a Siria y desde ahí protejas la vida de miles de sirios que hoy viven en la amenaza de un bombardeo, aunque sería una acción contundente de salvación para ese pueblo. Estados Unidos nunca bombardearía Siria estando tu adentro. No te lo voy a pedir, aunque Jesucristo lo hubiera hecho.

Francisco, no intento denostar tu invitación, me parece que la paz empieza adentro y sin duda la oración es un acto de paz; sin embargo la Capilla Sixtina no se pintó sola, lo hizo Miguel Ángel,  tú no te cuidas solo, tienes una Guardia Suiza. Con esto quiero expresar algo muy simple: necesitamos ponerle manos a la oración.
Francisco yo sueño con que tu lo llames por su nombre:
Barack Obama
President of the United States of America
Peace Nobel Prize

Mr. Obama, I have a dream. A dream that you change the world history for once, that you make peace instead of war. That your troops abroad bring care and love instead of bombs and bullets. You Mr. Obama hold a Peace Nobel Price, you must honor what this Price means.

I, like you, have a dream!

Francisco, él lo sabrá entender. Y los 2.2 millones de seguidores y/o afiliados a la Iglesia Católica también. Con unas sencillas palabras, la tercera parte de la población del planeta complementaría su oración con algo de acción. Invítalos a buscar a Obama, a llamarlo, a escribirle, a tuitearle, a tocar las puertas de la Casa Blanca. Invítalos a pedirle paz, ellos seguirán tu ejemplo. La vida de un solo niño en Siria vale la pena. No nos quedemos, como decía nuestro buen Benedetti, “inmóviles al borde del camino”.

Geovanna Campos
Una mexicana que sueña.


De cuando escribir es una necesidad psicofisiológica.

1 Comentario

  1. Ozcar Rago says:

    Geovanna Campos:

    Si de verdad crees que Jesucristo iría a Siria a proteger musulmanes, creo que deberías volver a leer la Biblia.
    Eso lo haría, quizás, la Madre Teresa. No Jesucristo.

    Y que quede claro que no pretendo ofender a los creyentes católicos o cristianos, simplemente aportar algo de perspectiva.

Enviar Comentario