Discurso completo de EVO MORALES en la 68 Asamblea General de la ONU

Evo ONU

Muchas gracias, hermano Presidente de la Asamblea de las Naciones Unidas, saludar al hermano Secretario General de las Naciones Unidas, a todos los Presidentes, Presidentas; delegaciones, organismos internacionales de todo el mundo. Un saludo especial a presidentes oyentes de esta conferencia anual que se realiza en las Naciones Unidas.

Estamos nuevamente acá como siempre para compartir experiencias de gestión, de trabajo, por la vida, por la humanidad, por la igualdad, por la justicia social; pero también estamos acá para expresar nuestras profundas diferencias sobre la vida, sobre la paz, sobre la democracia, que durante estos días estuve escuchando de algunas potencias que dejan mucho que desear cuando hablamos de libertad, de dignidad, de igualdad, como también de soberanía.

Yo quiero decirles, hermanos Presidentes, Presidentas presentes acá, a todas las delegaciones, gracias a la conciencia del pueblo boliviano estamos cerca a ocho años de Presidente, en estos cerca a ocho años, pese a las crisis económicas, financieras de algunos países llamados desarrollados, industrializados, hasta yo diría exageradamente industrializados en algunas potencias, porque industrializan para acabar con la vida. En Bolivia hay un crecimiento económico de 4,8 por ciento término medio; antes era sólo 2 por ciento de crecimiento económico con las políticas económicas de libre mercado, del neoliberalismo.

Este año está estimado un crecimiento económico de 6 por ciento mínimo, vamos bien. Y gracias a este crecimiento económico, quiero decirles a las Naciones Unidas, que en las Metas del Milenio se ha reducido la pobreza, hemos cumplido con la reducción de la extrema pobreza, y los datos de las Naciones Unidas, donde un millón de bolivianas y bolivianos han pasado a ser la clase media.

Bolivia tiene 10 millones de habitantes, y un millón de habitantes que pasaron a la clase media significa que 10 por ciento de los habitantes han mejorado su situación económica. Se ha reducido la desnutrición de los niños menores de cinco años, más allá de las Metas del Milenio de las Naciones Unidas. Se alcanzó la tasa de analfabetismo para la población de 15-24 años de edad, inclusive la UNESCO nos declara a Bolivia país libre de analfabetismo gracias a la cooperación de Cuba y de Venezuela, que trabajamos de manera conjunta desde el 2006, 2007.

Se ha alcanzado también la meta de cobertura en salud materna, y se ha reducido la mortalidad materno infantil. Quiero decirles con este crecimiento económico hemos creado bonos para las hermanas embarazadas, para los niños hasta de dos años, eso ha permitido rápidamente reducir la mortalidad materno infantil. Se ha incrementado la cobertura de agua.

Quiero comentarles una experiencia, hemos creado un programa llamado Mi Agua, Más Inversión para Agua, debo agradecer el crédito de la CAF y del BID, que con este crédito llegamos en Mi Agua I, II y estamos con la tercera, con 300 mil dólares por municipio en las áreas rurales, eso nos ha permitido en algunos municipios dotar el cien por cien de agua potable a toda la población de ese municipio.

Comentarles, yo vengo de una actividad importante del departamento de Santa Cruz, estaba visitando algunos municipios, en dos municipios me dicen los alcaldes, que no son alcaldes por si acaso del partido que está en función de Gobierno, sino alcaldes de otros partidos, dicen: con Mi Agua III cien por cien de su población va a tener agua potable; es decir, hemos avanzado bastante en dotar de agua potable, y quiero decirles, inversión para el agua es bendición para la vida; inversión para agua es reducir enfermedades, porque es agua potable que permite evitar nuevas enfermedades en la población.

Quiero que sepan, hermanas y hermanos presentes acá, esto lo hemos logrado gracias a un Estado digno y soberano. ¿Por qué digo digno y soberano? Antes, políticamente estuvimos sometidos al imperio norteamericano, que las embajadas de Estados Unidos decidían quiénes van a ser hasta ministros. Económicamente estuvimos sometidos al Fondo Monetario Internacional. Desde el momento que llegamos dijimos ya basta de sometimientos a organismos internacionales como también a la Embajada de Estados Unidos.

Antes, para cualquier crédito, el Fondo Monetario Internacional condicionaba, chantajeaba a los distintos gobiernos, y los chantajes, los condicionamientos eran para que nosotros entreguemos nuestros recursos naturales a las transnacionales, para que Bolivia privatice los servicios básicos. Que yo sepa compañeros Presidentes, hermanos Presidentes, Presidentas, servicios básicos es un derecho humano, y no puede ser de negocio privado. Entonces, cuando nos liberamos políticamente y económicamente ahora estamos mejor. Y quiero decirles, una de las políticas que hemos tomado es justamente nacionalizar los hidrocarburos, el gas y el petróleo.

Quiero que sepan, para comentarles una pequeña experiencia, antes los contratos del Estado con las transnacionales petroleras ¿qué decían? “El titular adquiere el derecho de propiedad en boca de pozo”, cuando los dirigentes sindicales reclamábamos a los gobiernos ¿por qué el petróleo, por qué el gas no es de los bolivianos? Y nos decían: “cuando está bajo la tierra es de los bolivianos, sale de la tierra y ya no era de los bolivianos”. Inventaron ese término llamado el titular, que la transnacional petrolera, dice “el titular adquiere el derecho de propiedad en boca de pozo”.

Además de eso, quiero que sepan, de todas las utilidades el 82 por ciento para la transnacional, especialmente los megacampos, y 18 por ciento para los bolivianos: un saqueo, un robo. Y después de que nacionalizamos los hidrocarburos quiero decirles que de verdad hemos empezado a mejorar la situación económica y la parte social. Un solo ejemplo, hermanas y hermanos, la renta petrolera el 2005, antes de que sea Presidente eran 300 millones de dólares, este año gracias a la nacionalización y, gracias a la lucha de los movimientos sociales, la renta petrolera va a ser más de cinco mil millones de dólares, el año pasado casi llegamos a cinco mil, sigue creciendo con las nuevas inversiones, y ahora estamos en la etapa de darle valor agregado a estos recursos naturales.

Sólo comentarles mi experiencia, ustedes saben, hermanas y hermanos, yo no soy experto en temas de finanzas, en temas políticos, pero por pedido del pueblo boliviano, aquí, cada día aprendiendo de las necesidades, de los problemas, de las reivindicaciones que tiene mi pueblo, el pueblo de Bolivia.

Entonces, quiero decirles además de eso, este trabajo conjunto con los movimientos sociales, que son representantes del pueblo organizado, nos va bien, y en este momento decirle a las Naciones Unidas, al Secretario General de las Naciones Unidas, mediante una dirección estamos trabajando la Agenda Patriótica del 2025. ¿En qué consiste esta Agenda Patriótica de 2025, al Bicentenario? Es decir, Bolivia se ha fundado el año 1825, el 2025 va a cumplir 200 años de fundación como República, ahora Estado Plurinacional, y estamos trabajando con todos los movimientos sociales y con todas las autoridades, alcaldías, gobernaciones, para que haya una agenda, un programa a mediano y largo plazo que permita garantizar a las futuras generaciones.

Quiero decirles, hermanas y hermanos, al margen, un tema local, también hay temas pendientes en la región que es Bolivia con Chile, la salida al mar con soberanía hacia el Océano Pacífico. En 1879, un 14 de febrero, no ha habido una guerra, una invasión que ha empezado el 14 de febrero de 1879, y recién el 23 de marzo una pequeña resistencia. ¿Quiénes invadieron? Oligarquías chilenas de aquellos tiempos, con las empresas inglesas. Perdimos la salida al mar y a partir de ese momento ha habido tantas reuniones; sí ha habido un tratado, pero un tratado impuesto, injusto, además de eso incumplido.

Sólo quiero referirme a lo siguiente, hermanas y hermanos presentes acá, de tantas reuniones con ex Presidentes, con el último Presidente, el hermano Presidente de Chile, tratamos de entendernos, no pudimos entendernos; pero nunca ha habido una propuesta oficial a este derecho irrenunciable de los bolivianos de retornar al Pacífico con soberanía. Nuestro Presidente de Chile ¿qué dijo? En septiembre de 2010 ante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, dijo: “los tratados son inviolables y no se tocan”.

El 28 de enero de 2013, durante la Cumbre de la Comunidad Económica de América Latina y el Caribe (CELAC) en Santiago, Piñera afirmó lo siguiente: “por supuesto los tratados se pueden perfeccionar”. Por una parte nos dicen que es intocable; por otra parte, se pueden perfeccionar. Eso demuestra que está en su conciencia que esto hay que resolverlo. 17 de noviembre de 2012 en una declaración pública, Piñera dijo: “Chile hará respetar no sólo los tratados que ha firmado, sino su soberanía, con toda la fuerza del mundo”. Sin embargo, el 28 de enero del 2013, durante la Cumbre del CELAC en Santiago, el Presidente Piñera afirmó: “que la soberanía no se toca, excepto por intereses económicos”. 22 de septiembre del 2011 en la Asamblea General de las Naciones Unidas, Presidente Piñera dijo: “entre Chile y Bolivia no existen asuntos territoriales pendientes”.

Sin embargo, el 2 de febrero de 2013, en una entrevista en el periódico chileno La Tercera, Piñera reconoció lo siguiente: “Chile le ha ofrecido a Bolivia otorgarle autonomía en un enclave territorial”. Es decir, trata de resolver, pero esta propuesta nunca ha sido oficializada. Cuarta contradicción, 11 de noviembre de 2012, en la Cumbre Iberoamericana de Cádiz – España, el Presidente de Chile sostuvo: “Chile va a exigir que se respete un tratado que está válidamente vigente, como es el Tratado de 1904, y cualquier conversación en torno a eso corresponde a una conversación de carácter bilateral y no a foros multilaterales como en el que hoy día estamos participando”. 2 de febrero de 2013 ¿qué dijo el Presidente de Chile? “La posibilidad de salida al mar sin soberanía por el norte de Arica se acaba si Perú obtiene la victoria en La Haya”.

Otra contradicción, en abril y junio de 2013 el Presidente Sebastián Piñera declaró: “Chile tiene derecho y va a defender con mucha fuerza y convicción su territorio, mar y soberanía, y Chile es un país que sabe y nunca se va a dejar doblegar en la legítima defensa de su territorio”. Junio: “Chile no cederá a la posición boliviana, aunque el Presidente Morales siga descalificando”.

El 7 de septiembre de 2013: “naturalmente vamos a respetar el fallo de La Haya, en el tema de la demanda de Perú, somos un país que respeta los fallos”. Sólo quiero decirles, hermanos presidentes, presidentas, y a las Naciones Unidas, para evitar conflictos, Bolivia es un país pacífico por Constitución, después de la refundación del Estado Plurinacional, y ahora informarles, con mucho respeto a ustedes, que acudimos a los tribunales internacionales, nuestra demanda pide que la Corte Internacional de Justicia declare la obligación que tiene la República de Chile de negociar de manera efectiva, oportuna y de buena fe un acceso soberano al Océano Pacífico para restablecer los derechos que Bolivia tuvo, tiene y mantiene sobre el mar.

Por supuesto, quiero que sepan que esta demanda no puede ni debe ser interpretada como un acto hostil; por el contrario, es una muestra de respeto y confianza de Bolivia en los mecanismos de resolución pacífica de las controversias internacionales. Hermanas y hermanos, ustedes ni se imaginan cuánto daño nos hicieron económicamente, geográficamente, y cuánto daño hicieron al pueblo boliviano esta invasión de 1879 a las antiguas y futuras generaciones. Nuestros abuelos siguen preguntándose ¿cuándo vamos a volver al mar? Porque Bolivia nació con mar, salida al Océano Pacífico.

Para información de todos ustedes, buscando una solución de carácter pacífico. Hermanas y hermanos, estos días hemos escuchado las distintas intervenciones, no siempre se puede atender a todas las intervenciones, y quiero decirles, mientras unos trabajamos para bajar la pobreza, qué mejor acabar la pobreza, la extrema pobreza, presidentes de gobiernos trabajamos en búsqueda de una paz con justicia social; sin embargo, algunas, muy pocas potencias, promueven guerras, conflictos armados, intervencionismo militar sin respetar hasta organismos internacionales.

Hemos escuchado en estas intervenciones de libertad, de democracia, de paz, de justicia, seguridad en este foro; nosotros como pueblos intervenidos, explotados, marginados, saqueados nuestros recursos naturales por los imperios de turno, pues nos preguntamos ¿de qué democracia, de qué paz, de qué justicia social nos hablan algunos presidentes que vienen acá? Cuando se demuestran a Presidentes y su comitiva bloquear el espacio aéreo, no dar garantías para la presencia a este foro, por ejemplo; cuando hablan de democracia, ¿cómo se puede hablar cuando los servicios de espionaje de los Estados Unidos violan los derechos humanos, la privacidad y seguridad de otros estados utilizando empresas privadas?

Resulta que no sólo espían a gobiernos democráticos, sino también a sus propios aliados, a sus ciudadanos, a la ONU espían; bueno, está bien que nos espíen a Presidentes antiimperialistas, a gobiernos antiimperialistas, pero ¿espiar a las Naciones Unidas, espiar a sus aliados? Siento que hay mucha soberbia y prepotencia contra la humanidad.

Y por eso si seguimos un poco analizando, pues no solamente hay espías, sino también gestan golpes de Estado, ¿y de qué paz podemos hablar cuando los gastos militares sacrifican los derechos humanos de nuestros pueblos? ¿Cómo es posible, quiero decir al pueblo de Estados Unidos, a tanta gente que está sin trabajo, su gobierno, su presidente gaste 700 mil millones de dólares en gastos militares?

No es posible que gaste 700 mil millones de dólares año en espionaje cuando hay tantos hermanos de Estados Unidos sin casa, sin vivienda, sin trabajo, sin escuela. No se puede entender usar tanta plata para intervenir otros países y dejar sin vida a algunos. Se nos habla de respeto a los derechos humanos, cuando se tortura en las cárceles de Guantánamo, en las bases militares de Medio Oriente; cuando se tortura a políticos que no comparten o a dirigentes sindicales que no comparten con el imperio y con las políticas del capitalismo.

Quiero decirles que aquí no puede haber dueños del mundo, se equivocan. Pero además de eso, que no firmen convenios más importantes en el mundo; no se respetan las resoluciones de las Naciones Unidas. La seguridad del imperio y la lucha contra el terrorismo se han convertido en el mejor pretexto, en el mejor instrumento para las intervenciones militares unilaterales; el terrorismo no se combate con más gasto militar, ni con intervenciones unilaterales y militares; el terrorismo, que yo sepa, se combate con política social, no con bases militares, con tolerancia religiosa, con más democracia, con más igualdad y justicia, y más educación.

¿Qué país no tiene problemas? Hay diferencias, por supuesto, lo mejor es cómo dar medios, algunos que tal vez no compartan políticas económicas de gobiernos. El capitalismo quiere salvar su crisis con la guerra y las intervenciones armadas. Debemos preguntarnos ¿a quiénes benefician las guerras, quiénes se reparten los recursos naturales después de las intervenciones y en manos de quiénes se quedan los países intervenidos, después de bombardeos? ¿Quién gobierna realmente en Estados Unidos? Yo me pregunto ¿gobiernan los ciudadanos o las empresas que promueven las guerras?

Por lo menos desde afuera, digo esto, no soy embajador que viva en Estados Unidos, se ve que gobiernan aquí los que financian las campañas políticas, las campañas en las elecciones, son los banqueros, son los grandes empresarios y ellos deciden políticas. Los gobernantes no pueden equivocarse, ni confundirse con respecto al conflicto en Siria; por supuesto que no estamos de acuerdo con el uso de las armas químicas, ni las armas de destrucción masiva; pero ¿en manos de quién está el mayor poderío de las armas nucleares? ¿Quién inventó las armas químicas? ¿Quién industrializa estas armas para acabar con las vidas?

Por lo menos desde mi región, desde mi pueblo nos damos cuenta perfectamente en manos de quién, de dónde viene y para qué, además de eso. Una democracia no hace la guerra, lo que estamos viendo es que los que deciden la guerra son las grandes industrias de armamento; el sistema financiero de las empresas petroleras. La plutocracia ha sustituido a la democracia; el gobierno de los ricos y poderosos definen el destino del mundo. Estamos enfrentando no solamente un nuevo momento de reparto imperial, reparto geopolítico.

No quisiéramos repasar cómo América Latina y el Caribe se han distribuido algunas potencias, imperios de aquellos tiempos, a África y el Medio Oriente; que el interés no era el resolver problemas de pobreza, de democracia, de libertad, el interés eran los recursos naturales de esos países. Y ahora, nuevamente quieren hacer otro reparto con intervenciones militares y con bases.

Sino también está en debate la colonización espacial, y eso hemos vivido en los últimos tiempos. Los dueños del mundo, los que se creen los dueños del mundo nos han dicho que su poder no tiene límites y que puede intervenir donde se les antoje. Mi pregunta es entonces, ¿para qué sirve las Naciones Unidas? ¿Para qué sirven los tratados, los convenios? ¿Para qué sirve el multilateralismo? Multilateralismo humano, bienvenido; intervencionismo inhumano será combatido por los pueblos en todo el mundo, estoy convencido como dirigente sindical y que vengo de los sectores más humillados de la historia de América Latina, que es el movimiento indígena campesina originario.

La guerra es el negocio del capitalismo, y no puede haber paz sin justicia ni igualdad mientras prime el negocio de la guerra, provocan guerra, hacen guerra para su negocio, y por eso creo que es importante en este evento hacer una profunda reflexión sobre estos temas.

Otro instrumento de dominación es la lucha contra el narcotráfico; pero quiero decirles, con el esfuerzo del pueblo boliviano y el Gobierno Nacional, aunque algunas potencias no tengan su responsabilidad compartida en la lucha contra el narcotráfico, porque el mercado de la droga está en los países capitalistas, y allá, después de liberarnos de la DEA, con una política nacional y gracias a los países vecinos como Argentina, Brasil y Chile, debo reconocer un trabajo conjunto, estamos mejor en la lucha contra el narcotráfico que con la DEA y con imposiciones del Gobierno de Estados Unidos.

Saludo, Naciones Unidas ha reconocido el esfuerzo, la reducción en la lucha contra el narcotráfico en Bolivia; pero desertificado por el Gobierno de Estados Unidos. ¿A quién vamos a creer, a Estados Unidos o vamos a creer a las Naciones Unidas? Les dejo la pregunta a ustedes y a todo el mundo.

Quiero decirles, en una oportunidad había planteado, porque me he sentido inseguro al visitar a las Naciones Unidas en Nueva York, y por eso plantee y ratifico, es importante seriamente plantear cómo cambiar la sede de las Naciones Unidas, la sede de las Naciones Unidas debe estar en un territorio, un Estado donde hayan ratificado todos los tratados aprobados en las Naciones Unidas.

Ustedes saben, el Gobierno de Estados Unidos, como Estado, especialmente nunca ratificaron tratados relacionados a los derechos humanos, a los derechos de la Madre Tierra. Aquí no se garantizan visas, aquí no se garantizan sobrevuelos. Mi solidaridad con el compañero Maduro, Presidente de Venezuela.

Entonces, ¿cómo podemos estar seguros en una reunión de las Naciones Unidas acá en Nueva York? Tal vez no todos, pero algunos que no compartimos con el imperialismo, con el capitalismo nos sentimos totalmente inseguros. Y sólo quiero pedirles, no por miedo vamos a seguir siendo cómplices de una actitud tan soberbia contra los pueblos del mundo. Yo no sé si ya creemos en las Naciones Unidas, como no se respeta las resoluciones, por ejemplo el bloqueo económico a Cuba, sólo dos o tres países no votan, todos los países, felicitamos esa gran conciencia; pero no se aplica, no se respeta, entonces ¿para qué venimos a las Naciones Unidas?

Quiero decirles, además de eso, quiero que sepan, Estados Unidos es el albergue de terroristas, delincuentes y corruptos, se escapan de la justicia boliviana, de Bolivia, se vienen aquí, y el Gobierno de Estados Unidos no ayuda en la lucha contra la corrupción. Entonces, ¿qué clase de acuerdos podemos tener en la lucha contra la corrupción? Además de eso, acusa a gobiernos. ¿De qué le acusa a Cuba?

Que promociona el terrorismo, ¿cómo va a venir Cuba? A lo mejor por esta clase de acusaciones creo que apenas vienen acá unos 60, 70 presidentes de los más de 190. Siento que esta clase de políticas va espantando a Presidentes. A lo mejor al próximo año ¿a qué vamos a venir cuando las resoluciones nunca se respetan? Y por esto y muchas razones seriamente hay que pensar de cambiar la sede de las Naciones Unidas, yo no estoy pidiendo a Bolivia ni a Sudamérica, hay países que han ratificado todos los tratados sobre los derechos humanos, ellos, ahí debería estar la sede de las Naciones Unidas.

Chantaje en tema de visa. Quiero decirles, para venir acá tenemos que esperar visa y además de eso nos dan visa para cuatro, cinco, seis días, nada más… Esa visa ¿para qué sirve? Hay que estar y estar mirando la hora, el tiempo para salir porque después nos quitan la visa. Realmente estamos amenazados y amedrentados, y chantajeados con las visas.

Si estamos aquí debatiendo seriamente sobre la vida de la humanidad, yo quiero plantearles, tal vez podemos compartir con algunos, seriamente hay que pensar en constituir un tribunal de los pueblos con organismos internacionales grandes defensores de los derechos humanos, para empezar una demanda al Gobierno de Obama.

A mí me ha sorprendido que Obama, el Presidente Obama de Estados Unidos empezó su gestión y me llamó la atención, ¿qué decía? Textualmente dijo, en su inicio de gestión: “yo he sido electo para acabar con las guerras”, son sus palabras, está en los periódicos, está en las radios, está en la televisión. Yo dije: “éste hermano Presidente de los Estados Unidos, viene de una familia discriminada, como yo de una familia discriminada, vamos a coincidir, vamos a acabar con las guerras”.

Me llamó la atención bastante. Ahora estamos viendo todo lo contrario, tal vez a eso se debe el Premio Nobel de la Paz, felicitamos, pero en el fondo era Premio Nobel de la Paz y no Premio Nobel de Guerra o Premio de Guerra. ¿Cuáles son las razones para un juicio, para un proceso? Por supuesto, delitos de lesa humanidad: los bombardeos en Libia. Dígannos, díganme, ¿antes de quién era el petróleo? ¿Ahora de quién es el petróleo de Libia? Antes el pueblo libio por lo menos se beneficiaba muy bien del petróleo; ahora ¿cómo se usa, cómo se maneja eso? ¿Qué pasó en Irak?

Yo sigo convencido, detrás de cualquier guerra, de cualquier intervención, lo que hacen es cómo después adueñarse de nuestros recursos naturales, y eso hemos vivido en Bolivia, pero allí hemos recuperado nuestros recursos naturales democráticamente, no con bala sino con voto, no con plata sino con la conciencia de Bolivia, del pueblo de Bolivia. Enjuiciar por los actos de terrorismo internacional, financiamiento a grupos terroristas, enfrentamiento y provisión de armas a los opositores.

Quiero que sepan, después de que he expulsado al Embajador de Estados Unidos de Bolivia no me arrepiento, ahora estamos mejor políticamente, democráticamente. Después de que hemos acabado, estamos acabando con USAID, que seguía conspirando…

Queremos cooperación, bienvenida, incondicional y no bajo chantajes ni condicionamientos, a someter a gobiernos a presidentes a privatizar sus recursos naturales o los servicios básicos. Imagínense, el bloqueo económico qué daño hace a un país, es el mejor genocidio. Por eso, si realmente somos responsables de la vida de la humanidad, si somos responsables de la verdad, si somos responsables de la justicia, de la paz, pues tenemos que organizar para sentar la mano y así nunca más ningún presidente, ni de Sudamérica ni de Medio Oriente ni de todo el mundo estén dañando a la vida y a la humanidad.

Quiero decirles, hermanos presidentes acá presentes, sólo yo quiero comentarles, aquí como antes era el debate, la crisis financiera, la crisis climática, crisis económica o alimenticia, ahora está en debate este tema del intervencionismo.

Mientras exista imperialismo y capitalismo nunca va a haber ni paz, ni justicia, ni libertad, ni dignidad, ni soberanía para los pueblos del mundo, de eso estoy convencido, porque tengo un poquito de experiencia. Por tanto deberíamos plantearnos un mundo sin oligarquías, sin monarquías, sin jerarquías, y además de eso plantearnos sin el mando, un mando que tenga el mundo.
>
> Todos tenemos soberanía y dignidad, por más que seamos pueblos pequeños, pueblos atrasados, como nos dicen, en vías de desarrollo; pero por encima de cualquiera sea nuestra situación, tenemos dignidad y soberanía. ¿Qué hace daño a la clase política? A veces la prepotencia, el abuso de poder, la corrupción, y es nuestra obligación como presidentes, gobiernos, combatir este daño y estas políticas que hacen mucho daño a la clase política, la corrupción y abuso de poder.

Y nuestra obligación es cómo cambiar, cambiar la política. Quiero decirles, en mi experiencia, la política no es negocio ni beneficio; la política es servicio, compromiso y más esfuerzo para nuestros pueblos. Si alguien piensa que la política es negocio o beneficio se equivoca, a ese presidente, a ese gobierno le va a ir mal.

Si algún gobierno permite que en su país, en su nación gobiernen los banqueros, los financieros y las trasnacionales, las empresas, se equivocan, aquí el Gobierno debe estar en manos de Presidentes electos democraticamente por los pueblos, con la participación de las fuerzas sociales, para el bien de la mayoría de nuestros pueblos.

Saludamos que la propiedad privada siempre estará respetada; pero otra cosa es cuando deciden políticas económicas y gobiernan para pocos y no para muchos. Y por eso, con ésta pequeña experiencia, pedirles a ustedes, todos a combatir a políticas económicas que hacen mucho daño a la humanidad en el mundo.

Reiterándoles, mientras haya imperio, el capitalismo, la lucha sigue, el pueblo seguirá levantando y no habrá justicia. Si nos liberamos del imperio, del capitalismo, con seguridad habrá paz con justicia social, habrá dignidad y soberanía para nuestros pueblos. Muchas gracias.

Nueva York, Estado Unidos, 25 de septiembre de 2013

“A veces sucumbo ante la rabia con la misma fuerza que lo hago ante la ternura, pero siempre como un respuesta espiritual y no como una reacción endocrina ante la realidad. Rabia y ternura estimulan mis ganas de combatir y en el tío-vivo de la vida, siempre me han gustado el caballito azul, el amor y el blanco de la libertad, por ellos siempre cabalgaré en el caballar rojo del combate…”
> Alí Primera


De cuando escribir es una necesidad psicofisiológica.

Enviar Comentario